El curado UV consiste en la solidificación de tintas, barnices… mediante uso de radiación ultravioleta sobre materiales en proceso de acabado.

Una lámpara UV es un bulbo o tubo de cristal de cuarzo relleno de gas, con dos electrodos en los extremos, que al suministrarle electricidad forman un arco eléctrico entre ellos, calentando y subiendo la presión de dicho gas y produciendo la emisión de luz.

En función de los gases y aditivos que contenga la lámpara se obtendrá un espectro u otro.

Las lámparas ultravioleta destacan por su versatilidad y funcionalidad en cualquier campo de aplicación, ya que este sistema no implica el uso de disolventes. Sus principal uso es el curado o secado de materiales por polimerización y/o oxidación.


Variantes y posibilidades

Distribuciones espectrales UV

Dependiendo de la emisión UV que se necesite se pueden fabricar con diferentes dopajes: Mercurio, Galio, Hierro, Plomo…

Casquillos o terminaciones

Los casquillos pueden ser tanto cerámicos con cables como metálicos, con la forma que se necesite adoptar

Potencia y dimensiones

Podemos suministrar lámparas con un arco de curado desde 50 mm hasta más de 2 metros, y potencia de 80 w/cm hasta 600 w/cm (según necesidad